València baja el telón del Campeonato del Mundo de Gimnasia Rítmica con una medalla de plata en el ejercicio de cinco aros conseguida por el conjunto nacional de las valencianas Patricia Pérez y Mireia Martínez. China se convierte en campeona mundial de aros e Israel en cintas y pelotas.

Feria Valencia despidió el Mundial de rítmica por todo lo alto. Los conjuntos de China e Israel se han hecho con el oro en las finales por aparatos del Campeonato del Mundo de Gimnasia Rítmica. El oro de cinco aros ha sido para el quinteto chino que también se hacía con la plata en tres cintas y dos pelotas; era en esta segunda final donde se veía superada por Israel con un ejercicio final que las colocaba en primera posición.

El segundo escalón del pódium de aros era para España y el bronce para Italia. Por su parte, en cintas y pelotas, junto a Israel y China se colocaba Ucrania. Dos concursos que servían de colofón para esta competición organizada por la Real Federación Española de Gimnasia y que se ha celebrado del 23 al 27 de agosto en Valencia.

PATRICIA PÉREZ Y MIREIA MARTÍNEZ, SUBCAMPEONAS DEL MUNDO EN 5 AROS

El equipo español se colgó la medalla de plata en cinco aros. Ana Arnau, Inés Bergua, Salma Solaun y las valencianas Mireia Martínez y Patricia Pérez cerraban la final con su rutina inspirada en Romeo y Julieta, con China destacada en primer lugar e Italia y Brasil empatadas con la misma nota en segundo y tercer puesto, el combinado debía cuajar una actuación sobresaliente para obtener un puesto en el pódium. Cuando las cinco integrantes saltaron a la pista, las gradas fueron un clamor al unísono, pero segundos antes de que iniciase la música se hizo un silencia absoluto sobre la pista.

El paso de los segundos incrementaba la tensión en la grada, pero los lanzamientos, recogidas y detalles técnicos se entrelazaban para ir despejando el horizonte hacia los metales. El culmen con las gimnastas abrazadas evocando a la joven enamorada desató la euforia que fue completa cuando se hizo público el 36.100 que les permitía adelantar a Italia y conseguir el subcampeonato.

Sin tiempo para bajar las pulsaciones generadas por el éxito y el apoyo del público, el combinado pisó de nuevo el tapiz para defender su ejercicio de tres cintas y dos pelotas que homenajea a Valencia, pero en esta ocasión se escapaba la presea, la puntuación de 30.750 las ubicó en la cuarta posición de la tabla.

CEREMONIA DE CLAUSURA

El campeonato se cerró con una espectacular ceremonia de clausura que propuso un viaje por el mundo donde el conjunto español deslumbró con su puesta en escena flamenca. Además, se contó con la actuación sorpresa de la Escuela Coral “Pequeños Cantores de Valencia”. La agrupación, que cuenta con casi 60 años de historia y distinciones como la Medalla de Oro de la Ciudad de Valencia o la Distinción al Mérito Cultural de la Generalitat Valenciana.

La formación de 115 niños y niñas arrancó con una versión a capella de “Believer”, el éxito mundial que ha servido de banda sonora para la campaña promocional de esta cita deportiva. Mientras sonaban las notas de la canción de Imagine Dragons, cuatro gimnastas de rítmica masculina mostraban al público la belleza de esta modalidad.

El Campeonato del Mundo de Gimnasia Rítmica se lleva a cabo con el fuerte respaldo de la Fundación Trinidad Alfonso que ha estado apoyando desde el arranque de la preparación a través de la marca de Comunitat de l’Esport; así como gracias al Consejo Superior de Deportes, Generalitat Valenciana, Ayuntamiento de Valencia, Diputaciò de Valencia, Federación de Gimnasia de la Comunidad Valenciana; cuenta como patrocinadores principales a Iberdrola, Born Living Yoga, Sesderma, BMW, Enovis y con el apoyo de los colaboradores Pastorelli, Dvillena, Argym, Mundo Crystal, Tejidos Maillot y Amaya.

Foto: RFEG

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad